Project Description

Artículo publicado en Octubre 2012

En el número anterior traté el tema de los dilemas familiares en la carta natal, y de la importancia de hacerse cargo de resolver y darle una nueva respuesta a los conflictos que se nos presentan en la vida y que muchas veces son heredados. Cabe aclarar que esta “herencia” no siempre puede captarse a primera vista, porque las circunstancias tienden a ser otras, aunque los conflictos de fondo sean los mismos. Así puede suceder que vengo de una familia en la que mi papá se comportaba la mayor parte del tiempo de modo austero, sólido, precavido (Saturno) y mi mamá en cambio mostraba características erráticas, inestables, originales (Urano). Supongamos que valoro y por ende me identifico con la modalidad de mi padre, convirtiéndome en una mujer seria, responsable y convencional. Sin embargo, a mi alrededor insisten en aparecer personas (parejas, amigos, compañeros de trabajo…) sumamente atípicas, inconstantes, errantes, versátiles a las que me desespero por estructurar y darles estabilidad…¡sin darme cuenta de que estoy repitiendo la incapacidad familiar de integrar en una misma persona tanto lo saturnino como lo uraniano!
El primer paso será entonces conocer el pasado del que vengo para poder transitar un surco diferente. Volviendo al ejemplo anterior, lo ideal sería reconocer que si el carácter para el hombre es su destino (Heráclito de Efeso) entonces debería hacerme cargo de aquellos aspectos propios que deposito en otros y proporcionarme espacios en los que poder expresar mi originalidad y mi costado menos convencional.

La carta natal posibilita un estudio exhaustivo de nuestro carácter, pero además existe un procedimiento que nos permite desentrañar del tema astral las circunstancias, dilemas y modalidades de nuestros padres, por lo menos al momento de nuestro nacimiento. Se trata del método de domificación derivada*, sistema que se basa en la interpretación de las casas astrológicas, que son los doce sectores que describen nuestra cotidianeidad. A través de este sistema cada casa desarrolla una nueva domificación. Para ejemplificar volvamos el caso anterior, y tomemos al padre saturnino. Es posible que en la carta natal de la persona Saturno esté emplazado en la casa cuatro. Saturno en casa cuatro describe una infancia con restricciones; habla de un ambiente emocional en el que predominó el deber, la responsabilidad, donde hubo límites y escasez y que deja en la persona una huella de inhibición emocional, un tener “que arreglarse sola” en la vida .La casa cuatro también simboliza al padre y por domificación se la considera la uno del padre, o sea que describe su modo de salir al mundo (o para ser mas exactos, su salida al mundo al momento de nuestro nacimiento). Entonces, además de describir la atmósfera emocional de la infancia describe al padre como una persona que enfrenta la vida de modo poco espontáneo, con responsabilidad y seriedad. De este modo el hecho de tener un planeta en la
casa cuatro no solo otorga información personal sino que además abarca el entorno familiar, porque ese planeta describe una particularidad de la persona (su inhibición emocional) y también una peculiaridad de su padre.
Entonces ¿cómo usar este método? Es muy fácil, se toma una casa de la carta natal y se interpreta la casa y los planetas emplazados en ella según su significado derivado para el padre y la madre, siempre teniendo cuenta que los aspectos que recibe un planeta alteran el significado del mismo, por lo que el astrólogo deberá darles prioridad en su interpretación. Veamoslo en la práctica:

La casa uno: la manera en que nos mostramos al mundo; nuestra disposición frente a la vida; describe nuestra constitución física. Por domificación derivada este sector corresponde para el padre: la casa diez y para la madre: la casa cuatro.
Ejemplo: Sol en casa uno
La persona con el Sol ubicado en la primera casa sale a la vida llena de la vitalidad y el entusiasmo propios de este astro; le resulta fácil destacarse y tiende a ser el centro de atención siempre y cuando los aspectos del Sol sean benéficos. Por domificación derivada esta posición corresponde para el padre, Sol en la casa diez: su sentido de identidad está ligado a lo profesional, los logros y su lugar social en el mundo. Para la madre, Sol en la casa cuatro:se identifica con su familia de origen, que seguramente sea de tipo clánico; la herencia juega un rol importante en la definición de quién es.

La casa dos: refiere a nuestros valores y recursos internos y a la capacidad de darles una forma concreta que nos de seguridad y bienestar, es por eso que se la relaciona con las posesiones materiales. Por domificación derivada este sector corresponde para el padre a la casa once y para la madre a la casa cinco.
Ejemplo: Luna en casa dos
La seguridad emocional y afectiva deriva de las posesiones materiales. Apego a los objetos por su valor sentimental mas que monetario. Fluctuaciones en la situación económica. Por domificación derivada esta posición corresponde con para el padre, Luna en la casa once: afectivización del vínculo con los amigos, que lo cuidan o a los que él tiende a cuidar. Necesita pertenecer a una “familia de amigos”. Para la madre, Luna en la casa cinco necesidad de llamar la atención y ser centro para sentirse querida y valorada. Su vida vinculada a la maternidad, facilidad para tener hijos a los que cuida mucho.

La casa tres: modo en que pensamos, aprendemos y nos comunicamos. Es símbolo de lo que sabemos porque nos fue enseñado, y de la primera experiencia escolar. También refiere a los hermanos. Por domificación derivada este sector corresponde para el padre a la casa doce y para la madre a la casa seis.
Ejemplo: Mercurio en casa tres
Destreza mental, ingenio, aptitud para la oratoria y el uso del lenguaje. Por domificación derivada esta posición refiere para el padre a Mercurio en la casa doce: posee una mente intuitiva y reservada. Le cuesta la discriminación ordenada, su modo de pensar es mas bien subjetivo. Para la madre, Mercurio en la casa seis: la labor vinculada con el comercio o las letras. Buena comunicación con empleados.

La casa cuatro:
la familia de origen; los primeros años de vida; el ambiente emocional del hogar. Hogar físico, bienes inmuebles. Por domificación derivada este sector corresponde para el padre a la casa uno y para la madre a la casa siete.
Ejemplo: Venus en casa cuatro
En el ambiente de su niñez reinaban el buen gusto y el confort, la persona rescata vivencias de armonía y felicidad, como siempre según los aspectos que reciba Venus. Por domificación derivada esta ubicación equivale para el padre a Venus en casa uno: persona cordial y equilibrada, con natural diplomacia y facilidad para los vínculos. Para la madre, Venus en casa siete: busca la armonía y la belleza en sus relaciones. En su trato con su pareja o socios predomina la cordialidad.

La casa cinco: representa las creaciones artísticas, el juego, la diversión, las especulaciones financieras y los amoríos. Describe la relación con los hijos y los niños en general. Por domificación derivada este sector corresponde para el padre a la casa dos y para la madre a la casa ocho.
Ejemplo: Marte en casa cinco
Se inclina por los deportes y se divierte compitiendo. De naturaleza ardiente, en los afectos tiende a ser apasionado y fogoso. Por lo general asume una actitud de mando hacia los hijos, aunque estos suelen tener un carácter fuerte y decidido.Por domificación derivada esta posición corresponde para el padre, a Marte en la casa dos: : pone empeño en lograr la estabilidad económica; se siente fuerte en la medida que genera dinero. Puede dar pérdidas repentinas de dinero debido a su impaciencia o impulsividad. Para la madre, Marte en la casa ocho: fuerte interés por lo oculto, lo misterioso, la muerte. Accionar vehemente, arriesgado. La vida sexual es intensa.

La casa seis: se vincula con todo lo referido al trabajo y el tipo de servicio que se presta a los demás a través de lo laboral. Rige temas de salud. También se la relaciona con los empleados y los animales domésticos. Por domificación derivada este sector corresponde corresponde para el padre a la casa tres y para la madre a la casa nueve.
Ejemplo: Júpiter en casa seis
El individuo amplía sus horizontes por medio de lo laboral y el servicio a los demás. Es una buena posición para trabajar en áreas como la enseñanza superior, la cultura, los deportes, los viajes. En el área de la salud, si se dan aflicciones estas pueden deberse a excesos en la alimentación y afectar al hígado; también son vulnerables los muslos y el nervio ciático. Actitud confiada y jovial hacia los empleados y los subordinados. Buena fortuna con animales domésticos. Por domificación derivada esta posición corresponde para el padre, a Júpiter en la casa tres: persona intelectual, con habilidad para difundir sus pensamientos, puede dar verborragia o exageraciones en la comunicación. . Para la madre, Júpiter en la casa nueve: confianza en la vida, religiosidad y gusto por la filosofía. Sus puntos de vista son amplios y flexibles, al menos que Júpiter esté afligido en cuyo caso puede significar dogmatismo e incluso fanatismo. Viajes frecuentes, buena suerte en el extranjero.

La casa siete: representa los vínculos y uniones con otros especialmente fuera de la familia, por eso atañe al cónyuge o a socios e incluso a amigos íntimos. Por su relación con Libra abarca asimismo los procesos legales. Por domificación derivada este sector corresponde para el padre a la casa cuatro y para la madre: la casa diez.
Ejemplo: Saturno en casa siete
El individuo es sumamente cauteloso a la hora de vincularse, su temor al rechazo por un lado y a equivocarse por el otro le dificulta sus relaciones. Busca relacionarse con sujetos responsables y forma relaciones sólidas que perduran en el tiempo. Por domificación derivada este emplazamiento corresponde para el padre a Saturno en la casa cuatro: infancia cargada de restricciones afectivas o materiales, donde predominó el esfuerzo, la soledad, el sentido común. Para la madre, Saturno en la casa diez: tanto en lo profesional como en lo social, su principal objetivo es lograr una posición estable y respetable que le brinde seguridad. Ascenso lento en su carrera; sin embargo gracias a su tesón y esfuerzo el éxito tan anhelado finalmente termina llegando.

La casa ocho: sector de las transformaciones y los cambios profundos, sobre todo a través de la movilización de lo que está oculto o debajo de la superficie visible, como ser por ejemplo traumas, complejos y tabúes. Corresponde a los recursos de los demás, el dinero del cónyuge, los legados y las herencias. Por domificación derivada este sector corresponde para el padre a la casa cinco y para la madre a la casa once.
Ejemplo: Urano en casa ocho
El individuo está determinado a dejar de lado las dependencias y apegos que lo asfixian, le quitan libertad, le impiden transmutar. En su búsqueda se interesará por las ciencias ocultas y esotéricas. Los recursos compartidos o de otros alteran de manera insólita su situación económica. Por domificación derivada este emplazamiento corresponde para el padre a Urano en la casa cinco: se entretiene con actividades relacionadas con la tecnología, sus hobbies tienden a ser originales o estrafalarios. Si se tuvieran hijos, estos podrían ser rebeldes y atípicos o el vínculo con ellos podría ser desapegado. Para la madre, Urano en la casa once: pertenece a asociaciones con propósitos humanitarios. Amigos radicales, distintos.

La casa nueve:
la religión, la filosofía y la cultura. Describe nuestra inclinación espiritual y las creencias a través de las cuáles percibimos el mundo. Representa el anhelo de ensanchar nuestros horizontes tanto físicos como intelectuales, de ahí que se la relaciona con los viajes y los conocimientos superiores. Asimismo, simboliza las actividades deportivas. Por domificación derivada este sector corresponde para el padre a la casa seis y para la madre a la casa doce.
Ejemplo: Neptuno en casa nueve
Ideología excesivamente ingenua, anhelo de paz universal. Propensión al misticismo, en ocasiones puede tener capacidades psíquicas, conexión con el mundo onírico. Por domificación derivada este emplazamiento corresponde para el padre a Neptuno en la casa seis:desorganización en su labor diaria, no discierne sus tareas de la de los otros. Cuesta establecer límites claros con sus empleados.Para la madre, Neptuno en la casa doce: gran sensibilidad hacia las corrientes ocultas presentes en el ambiente. Posición óptima para brindar servicio a los demás a través de lo laboral.

La casa diez: área de las metas y la posición social; se la relaciona con la profesión, la identidad pública y la reputación. Por domificación derivada este sector corresponde para el padre a la casa siete y para la madre a la casa uno.
Ejemplo: Plutón en casa diez
Ambición exacerbada que lleva a buscar ocupar cargos de poder en su profesión e incluso en la sociedad. Como jefe es intransigente y demandante, como subordinado está dispuesto a asumir responsabilidades que le permitan escalar posiciones. Por domificación derivada esta posición corresponde para el padre a Plutón en la casa siete: situaciones de apego y poder en sus vínculos íntimos; tanto el matrimonio como las sociedades conmocionan su vida hasta transformarla. Para la madre, Plutón en la casa uno: personalidad reservada, intensa, que atrae a los demás con su magnetismo. La vida la enfrenta a situaciones conflictivas que debe superar para sobrevivir.

La casa once:
relaciones impersonales, grupos, amistades. Habla de la relación con clubes, asociaciones y comunidades. Refiere a los proyectos, a la visión de futuro y a los ideales humanitarios. Por domificación derivada este sector corresponde corresponde para el padre a la casa ocho y para la madre a la casa dos.
Ejemplo: Sol en casa once
Interés por actividades de tipo humanitario y progresistas. Prominente vida social, los amigos y conocidos ocupan un lugar esencial en su vida. Por domificación derivada esta posición corresponde para el padre a Sol en casa ocho: el yo se regenera y transforma. Cambios profundos y radicales en la conciencia de sí mismo a lo largo de la vida. Interés por lo oculto y misterioso. Para la madre, Sol en casa dos: identificación con las posesiones, facilidad para generar dinero. Personalidad sibarita, con capacidad para gozar de los placeres de la vida.

La casa doce: lo que no conocemos de nosotros mismos y se hace presente en nuestra vida a través de pruebas del destino o situaciones que nos provocan dolor y aflicción. Representa los aspectos negados de nuestra personalidad a los que se accede a través del silencio y la meditación. Por domificación derivada este sector corresponde para el padre a la casa nueve y para la madre a la casa tres.
Ejemplo: Mercurio en casa doce Se siente mas cómodo en el mundo de los símbolos y las imágenes, ya que las palabras no siempre le alcanzan para expresarse. Palabra cargada de subjetividad, capta lo que sucede en el entorno pero no siempre se siente capaz de explicarlo de manera racional ya que le cuesta la discriminación ordenada.
Por domificación derivada esta posición corresponde para el padre a Mercurio en la casa nueve: interés por la filosofía, los viajes, la cultura. Posición ideal para maestros de educación superior.
Para la madre, Mercurio en la casa tres: : mentalidad ágil, móvil, activa, con facilidad para transmitir sus ideas. Traslados frecuentes.

Esta primera distinción resulta de gran utilidad a la hora de darle el primer pantallazo a una carta natal. Si la persona tiene por ejemplo varios planetas en la casa doce, el astrólogo debería averiguar que estaba pasando al momento de su nacimiento, o sucedió tal vez unos años mas tarde, entre su madre y los hermanos de esta. O que circunstancias estaba viviendo su madre en el área de la comunicación, los estudios, las compras y ventas. En cuanto al padre, los asuntos que lo ocupaban tenían que ver con los viajes, los deportes, la educación superior, la filosofía…
Tal vez la casa que sobresale es la quinta; ¿que ocurría a nivel económico para el padre o en referencia al sexo, las pérdidas o las herencias para la madre?
De este modo puede constatarse que tanto las casas como los planetas amplían su significado cuando se lo deriva, posibilitando una interpretación mas rica y profunda de la carta natal.

*El método de domificación derivada permite obtener información acerca de hermanos, hijos, pareja, abuelos, amigos, etc. En este artículo solo me referiré a los padres.